Jabón casero de lavanda

 

 

No hay mejor manera de cuidar nuestro cuerpo que trabajando con productos naturales, y que mejor producto natural que el hecho por nosotros mismos… Esto nos ayuda a cuidar de nuestro cuerpo de una manera natural y sin aditivos químicos.

Por eso hoy os vamos a enseñar a hacer jabón casero de lavanda, recordar que vamos a utilizar sosa caústica pro lo tanto debemos tener mucho cuidado y utilizar  material de protección como: gafas, mascarillas,  guantes, las cacerolas con las que lo utilicemos deben ser  únicamente de acero inoxidable

Para elaborar la receta necesitamos: jarra de plástico, guantes de latex, gafas de protección, Termómetro de alcohol (mercurio no), Batidora eléctrica, Balanza de precisión,  cacerolas de acero inoxidable, cucharas de plástico o madera para mover la mezcla

La receta nos la ha facilitado: Http://ecolisima.

 

Ingredientes

  • Aceite de oliva 400 gr
  • Aceite de Coco 255 gr
  • Aceite de Ricino 65 gr
  • Aceite de Almendras 180 gr
  • Aceite de Sésamo 145 gr
  • Manteca de Cacao 150 gr
  • Sosa caústica 157 gr
  • Agua pura o destilada 366,4 gr
  • Traza vitamina E( opcional), aceite esencial de lavanda, geranio e incieso ( 40 gramos aproximadamente en conjunto). Si quieres que tenga un color morada incluir en la traza un pelín de colorante morado (cogiendo un poco de la cantidad total del agua de esta receta para disolver un poco de colorante menos que una cucharada pequeña)

Lavanda planta medicinal

Elaboración paso a paso

1.Medir todos los aceites , mantecas, el agua y la sosa.

2.A continuación,  en un recipiente,  preferiblemente de plástico , introduccimos el agua con un poco de azúcar ( es opcional pero ideal si queremos conseguir un pelín más de espuma).

2. Cuando el azúcar esté disuelto en el agua se añade la sosa al agua OJO!!  NUNCA A LA INVERSA, pues la reacción que produce aumenta la temperatura cerca de 80º y podría provocar quemaduras importantes en la piel ( En este paso es muy importante contar con las medidas de seguridad adecuadas: estar en un lugar bien ventilado usando guantes y gafas siempre).

3. Con sumo cuidado , con ayuda de una cuchara de madera o plástico, se da vuelta a la solución hasta que la sosa se disuelva completamente .

 4. Posteriormente, se deja enfriar la solución, mientras tanto aprovechamos para calentar el resto de los ingredientes.

5.Calentamos a fuego muy lento el aceite de oliva , junto al resto de los ingredientes ( salvo los aceites esenciales y vitamina E) hasta que se derritan , no dejar que llegue a ebullición.

6. Cuando  la sosa caústica baje  su temperatura a 40º aproximadamente y los aceites tengan una temperatura similar ( siempre que no haya más de 5 grados de diferencia), incorporamos con mucho cuidado a la mezcla de los aceites y la manteca ( utilizando para ello un colador y así evitamos cualquier resto de sosa que haya quedado sin diluir).

7.  Cogemos la batidora damos vueltas a la mezcla sin encenderla unos segundos, a continuación y a una velocidad baja, batimos la mezcla ( con mucho cuidado mantener siempre la batidora sumergida para evitar salpicaduras).

8. Cuando consigamos el “punto de traza”(espesor similar al de la mahonesa cuando la mezcla deja surcos), añadimos una gota de vitamina E como antioxidante ( opcional), unas gotas de aceite esencial de lavanda, geranio e incienso. Lo podéis dejar así , yo en mi caso le puse un pelin de colorante a la traza.

9.-Volvemos a darle vueltas a la mezcla, sin batidora .

10. Volcar en el molde. Como veis a la mitad de la mezcla le puse un poco de flores de lavanda.

11.  Por último se debe tapar bien el molde con film de cocina y posteriormente cubrir con un paño, así se mantiene  todo el calor .

12. La mezcla se deja reposar durante 1 o 2 días hasta que se endurezca y se pueda desmoldar fácilmente y poder cortarla a nuestro gusto.

Es importante dejar pasar un mes o mes y medio antes de utilizarlo, así culminará por completo el proceso de saponificación del jabón .

 

fuente de imagen: losjabonesdemorfeo.blogspot.com