Depilación brasileña o total: lo que debes saber

Se denominan ingles brasileñas a la depilación parcial o total de los genitales externos femeninos. La depilación brasileña permite la utilización de cualquier tipo de braga sin que asome el vello púbico. Esta depilación del pubis y sexo está cada vez más extendida, pero los ginecólogos advierten sobre sus peligros. Depilarse el pubis es un hábito de hombres y mujeres, pero son ellas quienes lo hacen más a menudo. 

Para resultar más atractivas a sus parejas o porque genera la sensación de limpieza, depilarse el pubis es cada vez más frecuente, en especial entre las mujeres jóvenes. Pero la depilación brasileña aumenta hasta tres o cuatro veces las probabilidades de contagio de enfermedades de transmisión sexual, como el virus del papiloma, el herpes e infecciones en la zona íntima.

La importancia de los pelos que protegen el sexo

Un informe publicado en 2016 por la revista Sexually Transmitted Infections, del British Medical Journal, es claro respecto al tema. Existe una relación directa entre la depilación del pubis y el aumento de las enfermedades de transmisión sexual. Cuánto más frecuente y más profunda es la depilación, mayor probabilidad de contagio.

Depilarse el pubis depilación brasileña o depilación del pubis y sexo Depilar los pelos que protegen el sexo

Hay mujeres que llevan al extremo esta moda de eliminar los pelos que protegen el sexo, llegando incluso a depilarse el pubis a diario. Lo habitual, sin embargo, es que se hagan una depilación del pubis y sexo de forma semanal o mensual. El láser termina siendo un método elegido por aquellas que quieren librarse de los pelos que protegen el sexo.

Métodos de depilación del pubis y sexo

Es frecuente el uso de la depiladora eléctrica o de la cuchilla para la depilación brasileña, pero no es lo mismo en hombres que en mujeres. Mientras ellos pueden depilar sin mayores riesgos, en la mujer es diferente. La delicadeza de la zona hace que los cortes sean tan frecuentes como imperceptibles. Estas lesiones pueden complicarse y terminar convirtiéndose en infecciones. Además, como los vellos que protegen el sexo no son lacios, corren mayor riesgo de quedar clavados en la piel y enquistarse.

Las cremas y la cera también generan inconvenientes. La irritación y hasta posibles quemaduras allanan el terreno para la proliferación de gérmenes. Depilarse el pubis con cera puede traer los mismos problemas que en otras zonas del cuerpo, pero con la desventaja de ser un área más delicada. La cera puede provocar foliculitis, es decir, esos granitos que aparecen cuando un vello queda enquistado. Pero no es lo mismo cuando esto aparece en la pierna, que en la zona íntima.

Riesgos de la depilación brasileña

La depilación del pubis y sexo genera riesgos en varias instancias. Primero, en el proceso mismo de eliminar el vello. Pero incluso si al eliminar todos los pelos que protegen el sexo no se ha generado ningún inconveniente, los problemas pueden llegar después.

Depilarse el pubis deja la zona desprotegida. Esto puede generar lesiones en la vulva por simples roces de la vida diaria, provocados por montar en bicicleta o usar pantalones muy ajustados. Estas actividades cotidianas hacen que la zona íntima, cuando está depilada por completo, quede expuesta a virus y bacterias. Sin vello que la proteja, el pubis puede infectarse con herpes, sífilis, hongos, tiñas y HPV.

Quienes han incorporado la depilación brasileña, a menudo también llevan una higiene extrema. El uso de jabones desinfectantes, por ejemplo, no hace más que complicar la situación.

¿Qué recomiendan los ginecólogos sobre depilarse el pubis?

Por todo lo dicho, los ginecólogos no recomiendan la depilación brasileña o total. Los especialistas advierten que, además, la moda de depilarse el pubis ha derivado en un aumento de la cirugía estética vulvar. Al verse la zona desprovista de vello, muchas mujeres empiezan a notar imperfecciones que comúnmente no verían.

Lo recomendable es depilar el vello de las ingles de forma natural, pero sin una depilación brasileña o total. Es decir, quitar aquello que un bikini no tapa, pero dejar los pelos que protegen el sexo cumplir su cometido.

2019-03-14T09:51:34+01:00

Deja un comentario