Una Piel radiante en 10 pasos

Llega Semana Santa, y para lucir una piel perfecta tienes que tener mucho cuidado y darle mucha importancia a los consejos que te vamos a dar.

1. Piel limpia La limpieza diaria  es elemental en esta época, pero además hay que tener un especial cuidado en utilizar productos suaves que no sean ácidos para la piel, que no irriten, ni que sean demasiado perfumados y que ayuden a eliminar las toxinas del cuerpo, un buen exfoliante también  es aconsejable para estas ocasiones. Es importante no compartir toallas con otras personas y secarse los pliegues correctamente para evitar la aparición de micosis superficiales.

2. Pieles hidratadas. Las cremas y aceites hidratantes ayudan a  recuperar la humedad que hemos perdido a causa de la exposición solar y son particularmente útiles si el calor reseca la piel. Lo importante es que contenga propiedades hidratantes y emolientes, lo que permite recuperar el agua.

3. Elegir bien la ropa que nos ponemos. Cuidar la piel de todo el cuerpo implica evitar usar ropa o zapatos con materiales que favorezcan la aparición de hongos por la creación de un ambiente húmedo; o bien que puedan causar heridas o alergias en la piel.

4. Cuidado con las infecciones. Si ocurre algún pequeño accidente cuya consecuencia es una raspadura, una herida en la piel o una quemadura, para evitar las infecciones es necesario lavar inmediatamente la zona con agua. En caso de granos o ampollas es importante no tocarlas ni apretarlas, utilizar siempre una toalla limpia y seca

5. Mucho cuidado con lo que comemos Poca carne y mucha y verduras, alimentos ricos en vitaminas antioxidantes como la A, C y E. Esta última es una de las más importantes para el cuidado de la piel, ya que previene la degeneración celular,  Y, por supuesto, también es recomendable beber mucha agua.

6. Dormir mucho. Las células se producen y recuperan su fuerza cuando se duerme, ayudando a mantener una piel en buen estado.

7. Protección solar. Se recomienda cada vez un mayor factor de protección solar para defender nuestra piel de los rayos ultravioleta. Este debe ser elegido de acuerdo con el tipo de piel. En general, se recomienda usar como mínimo uno con 15 de FPS. Además, deben aplicarse 30 a 45 minutos antes de iniciarse la exposición al sol, ya que son eliminados por el sudor y el agua.

8. Reducir la exposición al sol. Conviene reducir al mínimo la exposición al sol en las horas centrales del día.

9. Cuidado con la piscina Y el cloro Después de haberse expuesto al sol o al agua clorada de una piscina es necesario darse una ducha para hidratar la piel. Se puede usar un jabón de PH normal o levemente ácido.

10. Antioxidantes. Debido a la exposición al sol y la agresiones provocadas por la sal y el cloro, es necesario un proceso diario de recuperación de la dermis que podemos conseguirlo gracias a productos que contengan antioxidantes.

2018-03-07T07:33:04+01:00